Haz tu reserva

Boda de verano: consejos de estilo para el calor

Boda de verano, consejos para el calor

Cada estación tiene su encanto para celebrar una boda, y el verano en particular tiene muchos puntos a favor. En plena temporada alta nupcial los futuros cónyuges y los invitados cuentan con el preciado regalo de un cielo radiante para que este día tan especial brille sin que nada consiga empañarlo, pero las altas temperaturas tienen también su contra: ir de etiqueta sin que el calor agobie más de la cuenta (sobre todo en agosto) es el gran desafío de una boda de verano.

El secreto está en hallar la combinación perfecta para poder pasear todo el glamour de una celebración así de la manera más cómoda posible. Para ello hemos de atender a todos los detalles y elegir los que mejor van a esta estación, desde el tocado a los zapatos pasando por el maquillaje, sin perder de vista el protocolo que debe primar en cualquier boda que se precie.

Afortunadamente los tiempos han cambiado y los vestidos de novia, como ya os adelantábamos a principios de año, nos ofrecen diseños que se adaptan a la personalidad de la novia y a la estación elegida. Recordamos los más frescos de la colección de Rosa Clará, Pronovias y los de corte vintage y estilo griego de Jenny Packman. Los meses de preparativos también juegan a favor de los novios…

¿Pero qué ocurre en el caso de los invitados?

La principal información para ir de etiqueta en las bodas de verano nos la encontramos en las invitaciones de boda. El horario y el tipo de ceremonia al que asistiremos son el punto de partida en el que hemos de basarnos para hacernos una idea de qué ponernos. Si es de día, la norma es vestir de corto. Si es de noche, vestido largo. Pero siendo el verano una fecha más que propicia para las bodas tipo cóctel, por la tarde, es posible en este caso optar por un vestido corto aunque la fiesta se alargue hasta la noche. En el caso de los hombres, no hay duda. Deben respetar la etiqueta anunciada en la invitación.

A no ser que sea elección de los novios, que para algo son los protagonistas de la fiesta, el blanco es un color comúnmente prohibido en las bodas españolas. Pero el negro tampoco parece apropiado, y menos para una boda veraniega. Esto no quiere decir que las invitadas no puedan optar por vestidos con estos dos colores combinados o con vestidos con el blanco como fondo y otros estampados. Para acertar lo mejor es elegir un tejido fresco. Estos 65 modelos que nos propone Smoda pueden darte una idea

En el caso de los complementos, hemos de atender a otros muchos requisitos para no equivocarnos. Es lo que ocurre con las pamelas y los tocados. Si bien es cierto que las pamelas son la mejor opción para resguardarnos del sol, debemos pensar en lo que supone para nuestro peinado quitárnosla una vez acabe la ceremonia (o incluso antes si molestamos al resto de invitados). A no ser que elijamos llevar el pelo suelto puede acabar con el mejor de los recogidos, y más en verano. Por tanto, el consejo es optar por un tocado o una diadema, mucho más cómodos en esta época. Por si acaso, compartimos estos trucos del Laboratorio de Estilo de ABC (geniales tanto para estos meses como para el invierno, la primavera y el otoño).

Al escoger el tipo de peinado también hay que tener muy en cuenta el tipo de celebración al que vamos a asistir. Para las bodas tipo cóctel o en un entorno rodeado de naturaleza, podemos llevar el pelo suelto con alguna coronita. Para las bodas informales podemos incluso optar por las ‘boxer braids’, trencitas la mar de cómodas. En el caso de bodas más serias y que duran hasta el infinito funcionan los recogidos en la nuca, las trenzas más elaboradas o incluso una coleta de lo más elegante. ¿Ejemplos? En Hola nos dan algunos.

En cuanto a los zapatos, más allá de las ‘alpargatas’ de novia (en lino, con plataforma, con lazo o metalizadas) que han puesto de moda algunas pasarelas, las invitadas pueden optar por sandalias que rematen cualquier look. En esta galería de Woman podemos encontrar algunos diseños para acertar.

boda de verano, qué zapatos ponerse

Para que el maquillaje no nos juegue una mala pasada en una calurosa boda de verano lo mejor es utilizar polvos de maquillaje en vez de crema, que evitan los incómodos brillos. Aquí, más que en ningún otro punto, la regla de oro es que menos es más. Dar unos pequeños toques con un cubito de hielo envuelto en papel de cocina una vez hayamos aplicado la base y los polvos sueltos traslúcidos lograrán que no se cuartee ni que brille… En Mujer Hoy nos dan más trucos para lucir como auténticas estrellas (y durante más tiempo).

Los hombres lo tienen más difícil para elegir pero también hay unas reglas básicas a tener en cuenta si no se avisa de que hay que llevar chaqué. Según este artículo de Cinco Días, lo ideal es ir con traje completo (no americana y pantalones independientes), y que el traje sea liso, ni de rayas ni de cuadros. Los grises para el día y los azules para la tarde o noche son la mejor opción. La nota original la puede poner la corbata, el chaleco o incluso unos tirantes.

boda de verano, cómo vestir, hombre

Recordad que en lo referente a los looks, vosotros elegís lo que mejor os venga: echar en el bolso algún abanico o incluso una botellita de agua puede salvarnos en los momentos en los que el calor apriete.

Cómpartelo