Haz tu reserva

Una boda llena de buenos deseos en el Jardín Müller

¡El camino es más divertido si lo recorremos juntos! Así daban la bienvenida Tamara y Fran a sus familiares y amigos el día de su preciosa boda… ¡y así les recordaremos nosotros! Cada pareja nos deja un recuerdo difícil de borrar. Son muchos momentos de ilusiones y nervios compartidos, momentos de amor que nos regaláis y a los que intentamos corresponder de la mejor forma que sabemos.

Esta pareja eligió el Jardín Müller para casarse y hemos de decir que este punto de partida en ese camino conjunto que ahora comienza no puede ser más acertado.  Se trata de un espacio idílico situado en el Valle de Lecrín y que conserva a la perfección los jardines de estilo francés de entre los siglos XVIII y XIX.

El resultado fue una boda espectacular.

No podrían haber elegido un escenario más romántico para unir sus vidas. Celebrar la ceremonia de boda en el inmenso castaño que data de los tiempos de los Reyes Católicos es un privilegio. Pero no es el único árbol cargado de historia de este paraje: cipreses, magnolios, acacias y palmeras conviven junto a árboles frutales y rosales, hortensias, peonías y bambús que suponen un decorado natural muy elegante y distinguido para una boda de corte clásica como la de esta pareja tan especial.

Boda en el Jardín Müller

Hubo detalles que ‘adornaron’ la ceremonia y la llenaron de mucha emotividad. El padre de Tamara dedicó una canción a esta pareja que comienza justo ahora su futuro juntos. Y al finalizar, una suelta de globos de los novios y los invitados con los mejores deseos para una pareja excepcional.

boda en Jardín Müller

 

Cómpartelo