Haz tu reserva

Tradiciones de boda en peligro de extinción

Las bodas de hace 25 años nada tienen que ver con las de hoy en día. Los novios de ahora buscan diferenciarse y quieren que su boda refleje su personalidad. Las tradiciones que “hacía todo el mundo” y que caracterizaban a la mayoría de las bodas en España han ido quedando en desuso abriendo paso a nuevas corrientes modernas. “Las redes sociales han tenido una gran influencia en el cambio del sector. La gran oferta de posibilidades y nuevas empresas que han surgido en esta evolución han abierto un abanico de posibilidades a los novios para personalizar cada detalle de la boda. Las tradiciones se han convertido en un complemento más para organizar el evento”, explica Fernandez-Riba, co-fundador de Zankyou Weddings, la App y web de bodas líder en Europa y Latinoamérica, donde podéis encontrar la ficha de La Borraja.

La mayoría de las tradiciones han sido desplazadas o recuperado por pura estética. Por ejemplo, algo tan singular en las bodas españolas como es tirar el arroz a la salida de la iglesia, que simboliza la fertilidad, abundancia y prosperidad se ha sido sustituido por flores, serpentinas o conffeti. Las novias ya no lanzan el ramo, sino que eligen a quién entregárselo y, en muchas ocasiones, ya no se come o cena sentado sino en tipo cóctel para “dinamizar” el ritmo de la boda. Otra de las tradiciones que se ha perdido es “el regalo en un sobre”. Ahora los novios prefieren métodos más discretos como qué les realicen regalos a través de listas de boda online donde pueden elegir los regalos que realmente necesitan o pedir el dinero de forma original como para comprar experiencias para su luna de miel.

Foto: Fran Méndez

En concreto, los novios también han dejado de utilizar trajes convencionales. Ellos prefieren olvidarse del chaqué para casarse con un traje normal o con pajarita. Ellas prefieren vestidos hechos a medida: los cortes clásicos dejan paso a telas ligeras o estilos lenceros, los ramos de novia blancos, a ramos con mucho color entre otros detalles. Los más originales se atreven a tematizar sus bodas con los elementos de películas como ‘Star Wars‘ o medievales. Sin embargo, no todas las tradiciones están en peligro de extinción. De hecho, algunas de ellas vuelven a recuperarse como, por ejemplo, el de la entrada a la iglesia de la novia velada o cortar la tarta en pareja. Una de las tradiciones siempre presente es la de llevar algo nuevo, algo prestado y algo azul. Es más, son los propios talleres de vestidos los que incluyen un pequeño lazo en sus vestidos para mantener viva esta tradición.

TRADICIONES NUPCIALES POR COMUNIDAD AUTÓNOMA

Cataluña: Es traición que una persona escogida por el novio haga entrega de un ramo de flores a la novia acompañado de la lectura de un poema justo antes de la ceremonia. También es costumbre llevar el anillo de boda en la mano izquierda en lugar de en la derecha.

Andalucía: El novio espera la llegada de la novia en la entrada de la iglesia. Muy famosas son las conocidas Velaciones, que consisten en cubrir a los novios con un velo durante la ceremonia religiosa.

Castilla y León: La novia hace su llegada en un carro tirado por bueyes. A la salida de la iglesia un arco de flores espera la salida de los novios.

País Vasco: Es muy común recibir a los novios a la salida de la iglesia con el baile típico Vasco, el Aurresku.

Castilla La Mancha: La familia y amigos cercanos de la novia van a buscarla a casa y la llevan a la iglesia.

Comunidad Valenciana: La tradicional traca valenciana, a la salida de la iglesia de los novios o durante la celebración del banquete.

Galicia: En Galicia no puede faltar la mariscada y el orujo, e incluso muchas parejas se atreven a contratar un brujo que hace conjuros acabados en una impresionante queimada.

La Rioja: La familia de los novios les acompañan desde la salida de la casa hasta la iglesia y los vecinos salen a la puerta o los balcones para gritar “¡viva la novia!”

Extremadura: La comitiva nupcial se encaminaba hacia la iglesia precedida por la ‘Lonja’ (hierro con grosor de un dedo y un metro de longitud, con empuñadura a modo de espada) que transportaba el hermano del novio. En ese estandarte se clavaban dos panes y los cuatros traseros de un macho cabrío, engalanado con flores, hierbas y cintas de colores y durante la misa se colocaba a la derecha de los novios, ya que de lo contrario los nuevos cónyuges morirían sin descendencia.

Aragón: El novio espera a la novia en la puerta de la iglesia y no en el altar. El novio es quien le abre la puerta del coche. La tradicional canción de jota está presente en la ceremonia.

Murcia: El banquete se realizaba en casa de los padres de la novia con baile, podía durar hasta 2 días. Cuando el matrimonio no era aprobado por los padres estaba aceptado “el rapto” por el cual los novios vivían “en pecado” en casa de algún familiar hasta que fuese aprobado.

Cantabria: Para proveer de abundancia era común que hubiese una anxoeria haciendo anchoas en vez del típico señor cortando el jamón o bien un grupo Tanea de música tradicional.

Además existen otras tradiciones como en los casos que el novio pertenece a un cuerpo armado del ejército luce el uniforme de gala. Además en la salida los compañeros también uniformados, los esperan a la salida del templo formando un arco con sus espadas o sables bajo el que pasan los novios.

Cómpartelo